Empantanado

0
193

Por Maru Lozano Carbonell

El consultor experto en recursos humanos Helios Herrera, afirma que existen al menos diez factores que hacen que nos atoremos; ya sea porque estamos instalados en nuestra zona de confort o porque nuestra “comodidad” hace que respondamos algo así como: “Aquí dándole como siempre… Así nos tocó…  Qué le vamos a hacer…”.

Cuando en realidad lo que se tiene es una desmotivación. Recordemos que motivar es mover y si nada nos mueve más que la necesidad diaria, en esa misma intensidad y calidad será la productividad.

Según Herrera y la encuesta que su empresa HH Consultores hizo, la gente se siente desmotivada por la falta de oportunidades, porque no se les aumenta el sueldo, porque la empresa no les brinda ningún tipo de capacitación o actualización, por no ser tomados en cuenta, por tener mucho tiempo desempeñando el mismo puesto de trabajo que no representa ningún reto y por la falta de prestaciones. Pero número uno en desmotivación es con el 75 por ciento: “la falta de oportunidades”. ¡La gente quiere volar, subir, sentir que puede llegar más lejos contigo!

Desde la perspectiva del jefe, esto puede representar una excelente área de oportunidad a estudiar. Pero vista desde el punto de vista del empleado, que somos los más, este consultor nos pide que dejemos de responsabilizar al ambiente laboral y respondamos si tenemos metas claras y cómo estamos trabajando para ellas.

¿Sabes qué te hace falta para sentir que estás avanzando hacia tus metas? ¿Tienes una relación fluida y satisfactoria con las personas importantes en tu vida?  Éstas podrían ser autoridades, pareja, papás, hijos, etc. ¿Has sacrificado tus sueños por la rutina? ¿Dispones casi siempre de la energía necesaria para impulsar tu vida? ¿Experimentas insomnio o mucho estrés? ¿Dedicas un tiempo al día para hacer eso que solo te produce bienestar personal? Podría ser leer, caminar, escuchar música, en fin, un pasatiempo. ¿Sientes que tienes el equilibrio entre vida personal y vida laboral? ¿Tienes energía para abrir un libro, ver o escuchar programas?

El tiempo es la materia prima de la vida y es como una llave de agua permanentemente abierta. ¿Cómo lo distribuyes? y ¿cómo te distribuyes en él? La Organización Mundial de la Salud ya arrojó la cifra de que solo el seis por ciento de la gente, está contenta, los demás “tenemos” que luchar, trabajar y lidiar con el andar como en cuerda floja.

Lo que podríamos hacer para entrar en balance es disfrutar de la vida involucrando todos tus sentidos en el aquí y el ahora. Genera endorfina y atención a tu cerebro.

No culpes a los demás, tus condiciones y realidad son tuyas, así que tú tienes el poder absoluto de modificarlas. Decide y responsabilízate. Vigila tu bienestar físico y haz todo en favor de él. Vivir mediocremente estanca también. Contacta a un amigo y a un familiar todos los días, la tecnología es fabulosa para esto, ¡hazte notar! Lee y estudia algo nuevo. ¡Busca oportunidades! Tu mente así empieza a trabajar y sintonizar.

Respira hondo por cinco minutos, piensa y agradece en algo lindo, puedes evocar un recuerdo hermoso, una persona amada, una mascota…

Si yo te preguntara cuáles son tus sueños, ¿qué contestarías? ¿Cómo avanzas?