El Alquimista: El moméntum ¡Viva México!

0
139

 

Siempre he escuchado decir en todos lados, que es el momento de los jóvenes y, al mismo tiempo, he oído a estos decir que no existen oportunidades, que todo está muy difícil.

Al terminar la universidad, los padres les dicen a sus hijos que ellos lo pueden todo, “que hay que comerse al mundo”, que es momento de México. Además los he visto creérselo, ilusionarse y salir al mercado laboral con gran motivación, pero con habilidades mediocres y conocimientos  teóricos en vez de prácticos.

La realidad es que no ha sido el momento de los jóvenes y, hoy en día, cada vez se ilusionan menos, pero, la gran diferencia, es que ahora es su momento y eso implica que es el momento de México.

En el año 2020 llegaremos al pico de la población económicamente activa en nuestro país, al contar con más del 67% de habitantes entre 15 y 64 años. En ese momento, la base de nuestra pirámide será aún lo suficientemente amplia y sólida, los siguientes 30 años o sea que  la población mayor de 65 años no significará una proporción de riesgo.

Paralelamente, los países desarrollados, destacando Japón y algunos europeos, comenzarán a experimentar las llamadas “pirámides invertidas”, o sea que mueren más de los que nacen.

Los países que hoy conocemos como industrializados tuvieron sus bonos demográficos antes que las economías emergentes como China, Brasil, la India o México, y como parte de los factores fundamentales de su desarrollo, la población económicamente activa les permitió posicionarse entre los países líderes. Ahora, la inversión de la pirámide pronostica su descenso y augura el ascenso de las economías emergentes que comenzarán a vivir su bono demográfico. “Juventud divino tesoro”.

De acuerdo a la OCDE, para 2060, el referente en ingreso per cápita en el mundo seguirá siendo Estados Unidos, sin embargo, los países europeos que actualmente se colocan en un 80% promedio del PPC de referencia, 50 años más tarde promediarán de 50 a 60%; en tanto que economías emergentes como China, Turquía o México, que actualmente se posicionan entre 20y 30% del PPC norteamericano, alcanzarán entre 60y 70%.

Al igual que en los países europeos, aunque en menor medida, en México también ha disminuido la tasa de natalidad de una forma drástica, actualmente a 2.3 hijos por mujer, pero con tendencia a seguir descendiendo. Países como Alemania están envejeciendo ricos y, claro, hay diferencias importantes entre envejecer ricos y envejecer pobres. La decisión estará en nuestras manos, pero especialmente en las manos de los jóvenes.

Desde el año 2000, en cada elección presidencial se están sumando aproximadamente 10 millones de posibles votantes a la lista nominal, lo cual nos muestra el número de jóvenes que están ingresando al mercado laboral; en pocos años, las elecciones serán definidas por ellos, pero también nuestra capacidad productiva y nuestro sueño de convertirnos en un país líder del mundo.

Hubo un tiempo en que había que desilusionar a los jóvenes para que el golpe de la vida real no fuera tan duro, hoy es tiempo de entusiasmarlos, porque a diferencia de otras épocas, hoy sí es su tiempo; hoy, es el momento de México.