Dos programas, dos cambios de cabeza 

0
97

Por Dante Lazcano

Te conocí cuando eras un férreo y veloz defensivo, tu fama era bien ganada y lamentablemente si no te fuiste a jugar liga nacional de futbol americano en alguna universidad de primer nivel en México obedeció al hecho que no eran los tiempos de los reclutadores, como ha sucedido con decenas de tus jugadores.

En 1993, dado los nefastos resultados de un año antes que reviviera el programa Mario Ortiz Villacorta, en ese momento el director de la Prepa Federal, te convertiste en el encargado del programa al grado de convertirlo en uno de los más poderosos, en Baja California.

Al final te consagraste como un gran entrenador y formador de personas, que en esto del futbol americano de preparatorias es lo que cuenta y para ti, porque ya lo dijiste, es lo más importante.

No tuve la fortuna que me hubieras entrenado o mejor, que hubiéramos jugado juntos, sin embargo puedo presumir que las platicas que llegamos a tener acerca del deporte de las tacleadas fueron de gran ayuda en mi posterior caminar en la NFL, acerca de planteamiento, preparación, cómo vencer a un oponente formaciones y alineaciones me ayudaron a preparar cada partido que narré.

Hablar de lo que consiguió Héctor Méndez Machuca en este espacio no me alcanzaría para brindarle un reconocimiento más allá de merecido tras poco más de un cuarto de siglo al frente del programa de los Jaguares, pero desde aquí agradezco por haberte visto trabajar al frente de ese equipo  y sin duda alguna te extrañaremos pues hiciste lo más difícil, que el equipo tuviera una mística, misma que pasarán los años antes que alguien se atreva a retarla.

Hay pasos que ya no se pueden echar atrás, ni hablando con AMLO, por eso lo único que imploro a José Cruz Holguín, actual director de la prepa y de quien también puedo presumir que cuento con su amistad, es que analice a la perfección al mejor candidato que te suceda, porque si no investiga antecedentes de quienes integren a ese grupo de preparadores de chavitos en una edad tan complicada como de preparatoria corre el riesgo que suceda lo mismo que pasó en el gimnasio de la prepa, y conste que lo digo ahorita para que cuando pase no se enoje cuando le digamos: te lo dije.

Sigue la mata dando

Quienes de plano dan vuelta a la página de su historia y buscarán otros horizontes fue la directiva de los Osos del Cetys Tijuana pues finalmente el apellido Campa ya no lo volveremos a ver en las líneas laterales del equipo que tiene su sede en El Lago.

Primero fue con Ernesto Campa pues como la directiva del Cetys decidió que sólo contenderían con un equipo en Conadeip siendo el equipo de Mexicali la base fue el momento cuando empezó el desmoronamiento.

Lo que tampoco esperaba fue que con el equipo de categoría Varsity se diera un golpe de timón al grado que Carlos Campa, hermano de Ernesto, dejará de ser el entrenador en jefe del equipo.

Lo increíble del asunto es que en menos de un mes dos de los programas icónicos en el deporte de las tacleadas de Baja California fueron sacudidos hasta sus cimientos, veremos cómo se adaptan al cambio.

Mis dos centavos

Hasta una patada es un paso adelante.