Dos mujeres notarias haciendo historia en Tijuana

Ingrid Fernández atiende en la notaría 10. Fotografía: José Alfredo Jiménez

Por Korina Sánchez S.

Una pasión por ayudar

Estudios y experiencias durante 22 años acumuló Ingrid Marcela Fernández Valencia para lograr ser una de las tres mujeres en ser titular de una notaría en Baja California.

Formar parte de ese grupo es un honor para Ingrid, que tiene una trayectoria amplia en el área del derecho.

“Yo me veo haciendo esto hasta que Dios me permita tener lucidez y creo que inclusive el paso de los años te hace realizarlo mejor”.

En sexto semestre de la licenciatura se acercó a una vacante en la notaría 10, que era entonces del licenciado Rafael Méndez Sepúlveda. A finales de 1989 ingresó a la notaría de la que sería titular 23 años más tarde.

Originaria de Michoacán, llegó a Tijuana en 1986 a estudiar la Licenciatura en Derecho en la Universidad Iberoamericana. Tenía la intención de regresar a su ciudad natal, pero no la cumplió y en cambio formó una familia desde hace 26 años.

“Es un oficio muy agradable porque tenemos oportunidad de ayudar. Tienes esa oportunidad de tener contacto con la gente, te depositan su confianza, sus secretos, esperanzas, planes y con ellos puedes darle forma a esa idea que tenían”.

Un notario da fe pública está encargada de dar forma a contratos a contratos jurídicos, para dar autenticidad y certeza a las cosas.

La filosofía en la Notaría 10 es para tener una armonía entre la vida laboral y persona, que las mujeres puedan atender a sus hijos. El 90 por ciento de los colaboradores son mujeres.

“Te enriquece mucho la diversidad de temas que vienen a plantear las personas, ningún caso es igual a otro. He aprendido y me honro en pertenecer a este gremio, porque creo que todos los notarios tenemos en común que recibes a una persona con el ánimo de ayudar”.

En la notaría 10 no se cobra la consulta, por lo que la gente tiene la confianza de acercarse y recibir la asesoría correcta e imparcial.

“Cualquier persona que entra a la notaría la atendemos con la amabilidad que me gustaría ser recibida a mí”.

En Baja California hay tres mujeres que son titulares de notarías.

“No entiendo por qué no recurren más a solicitar porque es un área preciosa para una mujer, muy fina, muy amable. Me gustaría que hubiera más interés de las mujeres en participar”.

En la notaría 19, María Esther López Estrada. Fotografía: José Alfredo Jiménez

Es la primera notaria en la historia de la ciudad

Era un martes caluroso en Mexicali, María Esther López Estrada fue acompañada de su familia para una prueba difícil como profesionista: Convertirse en la primera mujer notaria en Tijuana al obtener la calificación más alta en el examen de oposición.

“No hay examen perfecto”, dice orgullosa sobre su 8.9 de calificación que obtuvo hace más de 14 años, para quedarse con la notaría 19, ubicada sobre el bulevar Paseo de los Héroes de Tijuana.

Decidió ser notaria desde que estaba en el noveno semestre de la Licenciatura en Derecho, en la Universidad Iberoamericana.

En una clase, un maestro la cuestionó sobre a qué le gustaría dedicarse, ella respondió segura que quería ser notaria.

“El profesor se rió cuando le dije que quería ser notaria y le dije: ‘Va a ver profe, cuando sea notaria, le voy a atender con mucho gusto”. De la anécdota hace ya más de 30 años.

El día fue largo. La espera era angustiosa para conocer los resultados de su examen para ser considerada para ocupar una notaría, compartió. El sótano de las instalaciones del centro de gobierno de Mexicali era el contexto que le acompañaba en ese momento.

Sus padres, amigos y excompañeros de trabajo le mostraron su apoyo acompañándola a la capital del estado, para presentar el examen, con el que hizo historia en el gremio.

El grueso de los profesionistas del notariado corresponde a varones. Sólo hay tres mujeres notarias en Tijuana. La primera en ganar una notaría fue María Esther López Estrada.

No sé trata de una cuestión de género, consideró, sin embargo, es complicado para las mujeres acceder al gremio.

“No sé exactamente por qué. No creo que se trate de que nos estén obstaculizando”.

María Esther López Estrada es la titular de la notaría 19 en Tijuana.

¿Qué se necesita para ser un notario?

Una Licenciatura en Derecho e iniciar trámites que pueden durar años. Se solicita un permiso al Gobernador para hacer una práctica en una notaría. Después Consejo de Notarios asigna la notaría, en la que por un año se harán una memoria de trámites (con testamentos, poderes, ratificaciones, fideicomisos y aperturas de crédito).

El Consejo de Notarios hace una evaluación interna al aspirante para solicitar el examen de aspirante a notario (ante cinco sinodales y consta de un examen oral y escrito).

Una vez aprobado el examen  se entrega al aspirante una patente con la que puede trabajar en una notaría. También tiene la opción de participar por una vacante para ser titular de una notaría.