Disminuir los castigos debe ser prioridad para Chargers

0
45

Por Dante Lazcano

La pretemporada de la NFL finalmente inició y si un aspecto en el juego deberán mejorar los Chargers es trabajar al detalle en la disminución de cometer castigos, esto luego de haber enfrentado a los Arizona Cardinals.

El jueves por la noche terminaron con diez banderas lanzadas para 85 yardas, cantidades que en un partido de temporada regular son suficientes como para que la posibilidad de perder se incremente.

Recordemos que el año pasado los electrizantes terminaron con 124 castigos lo que representó un promedio de 7.75 por partido y si bien al equipo le alcanzó para disputar la fase divisional, para Anthony Lynn, entrenador en jefe del equipo, será una prioridad, en lo que resta del campamento, trabajar al detalle.

Aunque cometer castigos no es la única causa por la que se pueden perder partidos, hay otros factores para ello, por ejemplo la falta de contundencia como cuando chocaron con los LA Rams, con quienes tuvieron uno de dos de sus partidos más disciplinados con cuatro banderas y 30 yardas, sólo que el ataque no capitalizó dos pérdidas de balón.

Por lo mismo es que el domingo al medio día que enfrenten a los New Orleans Saints, equipo que increíblemente no disputó el Super Bowl pasado, un apartado estadístico que deberá mejorar es el de las penalidades, primero porque en ambos lados del balón tendrán más repeticiones los titulares y segundo porque será el segundo duelo de preparación y el equipo deberá mostrarse más conjuntado.

Y si de mejorar se trata, por lo menos en lo que fue el primer duelo de preparación, la unidad terrestre entregó más allá de una nota positiva, digo esto ante la ausencia de Melvin Gordon, quien al parecer se perdería la temporada con los del rayo si es que no llega a un arreglo de extensión de contrato.

Camina, luego corre

Siempre he afirmado, seguramente porque jugué en la trinchera, que un equipo corredor será dominante y controlador, esto debido a que cuando se acarrea el balón por tierra se controla el reloj de juego, se impone el estilo, se mantiene al balón, vamos, se establece completamente el sistema del entrenador en jefe.

No es un secreto que Gordon está ejerciendo su derecho de presionar a la directiva con su ausencia a que le den una millonaria extensión de contrato, pero como nadie es indispensable y el trabajo debe hacerse, ante Arizona dejaron claro los del rayo que entre todos moverán la pelota por tierra.

El jueves por la noche totalizaron 179 yardas en 28 acarreos siendo el más activo Troymaine Pope con 6 y una ganancia de 15 yardas, pero quien se perfila para ser el titular de la unidad, Austin Ekeler, sumó 40 en cinco toques al balón.

Es obvio que para temporada regular terminarán con un grupo de, quizá, tres acarreadores más el corredor de poder, y esté o no Gordon, en por lo menos el primer duelo de preparación dejaron claro que la prioridad será correr el balón, a ver qué tal les va con los Saints.

Mis dos centavos

Pienso, luego existo.

 

Compartir
Artículo anteriorLa lección del 4
Artículo siguienteSan Petesburgo