Decepciona el «reboot» de Child’s Play

0
63
El muñeco "Chucky", aquí con “Andy” (Gabriel Bateman), tiene ahora inteligencia artificial. Fotografía: Imagem Filmes

Por Chema Castro III

Para muchos el Chucky ya es como parte de la familia porque si no has visto alguna de sus múltiples películas de todos modos ya sabes quién es, pero nada hay memorable en la nueva versión de Child’s Play (Chucky: El muñeco diabólico).

Aunque en sus encarnaciones posteriores se hizo algo chusco o cómico el personaje, en la original (y su primera secuela), el muñeco poseído por el espíritu de un asesino múltiple era realmente aterrador, y ahora, es simplemente incómodo verlo ya que se modificó gran parte de su diseño e historia.

En esta ocasión es un juguete de “inteligencia artificial” que puede interactuar con diversos aparatos eléctricos de la marca Kaslan, tal y como lo explica Henry Kaslan (Tim Matheson) al inicio, y lo “malévolo” del mono surge por un empleado maltratado en la fábrica de dicha empresa en Vietnam quien decide modificar las medidas de seguridad del juguete para después suicidarse.

Y ya. Eso es todo.

El muñeco pronto llega a Estados Unidos donde es regresado a la tienda Zed Mart por estar defectuoso (quién sabe por qué no hizo matadero en esa otra residencia) y llega a las manos de Karen Backley (Aubrey Plaza), quien ni la piensa dos veces en llevar un juguete defectuoso a casa para obsequiarlo a su hijo Andy (Gabriel Bateman), quien está a punto de cumplir 13 años.

Obvio ella tiene un novio, Shane (David Lewis), sumamente sangrón que no se lleva del todo bien con Andy, así como un casi vecino buena onda, Mike Morris (Brian Tyree Henry), quien además es detective de la policía, y saluda mucho a Andy.

Ahí hay cosas interesantes y otras no tanto: primero cambian la edad del niño, en la original tenía 6 y, por ello, la amenaza de Chucky era mayor, aquí ya no tanto; pero la inclusión de Plaza como la mamá sí es divertida, especialmente por qué hay varios comentarios sobre su edad ya que es una actriz que, hasta hace unos años, aún salía de “adolescente” en filmes.

Cuando es puesto en línea, por alguna razٕón, el muñeco selecciona Chucky como su nombre, y pronto ya es parte de la vida de Andy, incluso lo ayuda a hacer nuevas amistades con jóvenes del vecindario, como Pugg (Ty Consiglio) y Falyn (Beatrice Kitsos), y el problema surge cuando Andy se enoja y el mono malinterpreta la situación y todo se torna rojo.

Más o menos uno adivina a quiénes les tocara la furia de Chucky, la única sorpresa es el festín final porque lo único redimible, para ese tipo de fans, es que varias de las muertes son sumamente violentas e innovadoras, porque de ahí en adelante casi toda la película es olvidable.

De hecho, se podría decir, que Child’s Play está en competencias con X-Men: Dark Phoenix por el cetro de “Peor Película del Año”, aunque creo que lo mutantes tienen ventaja por el simple hecho que la obra de Chucky solamente dura 90 minutos.

Decir que una película de horror solamente te “incomoda” no es positivo, y eso es lo que hace Chucky, el mono está «creepy» pero no de manera tenebrosa sino que simplemente no lo quieres ver, ni los talentos de Mark Hamill como la voz del mono malévolo ayudan.

Incluso hay una parte del filme dirigido por el casi novato Lars Klevberg (Polaroid), de un guion por Tyler Burton Smithe (solamente video juegos y cortometrajes), que busca hacerte sentir simpatía por Chucky cuando minutos después destruye a una persona.

Definitivamente es un filme a evitar, por lo menos en las salas cinematográficas, aunque pudiese ser una opción de curiosidad en casa, pero nada más de ahí, de hecho es una de múltiples “reboots” que quedarán en el olvido unas cuantas semanas después de salir.

Child’s Play

  • Título en español: El muñeco diabólico
  • Reparto: Aubrey Plaza, Gabriel Bateman, Mark Hamill, Brian Tyree Henry, Tim Matheson, Trent Redekop, Beatrice Kitsos, Ty Consiglio, David Lewis.
  • Director: Lars Klevberg
  • Guión: Tyler Burton Smithe
  • Tiempo: 1:30 hrs.
  • Género: Terror, Suspenso
  • Calificación: * (de cinco)