Damon y Bale ganan bandera a cuadros “Ford v. Ferrari”

0
98
Matt Damon (Shelby) y Christian Bale (“Bulldog”) trabajan bien juntos. Fotografía: 20th Century Fox

Por Chema Castro III

La historia del único carro de producción estadounidense en ganar la carrera Le Mans llega a la pantalla grande con Contra lo imposible (Ford v. Ferrari), una emocionante obra que, de seguro, competirá por los premios de la Academia.

Dirigida por James Mangold (Logan, The Wolverine, Walk The Line) con ágil mano, ya que esta cinta cuyo guión fue escrito por la dupla de Jez Butterworth y John-Henry Butterworth (Edge Of Tomorrow), junto con Jason Keller (Machine Gun Preacher), pudiese haber sido muy densa y lenta, especialmente al tener una duración de dos horas y media.

Y para ello mucho ayuda el elenco, en especial, Matt Damon y Christian Bale, quienes son Carroll Shelby y Ken “Bulldog” Miles, respectivamente, el dúo que logra el cometido de la Ford Motor Company de crear un vehículo que pudiese competir con, y superar a los Ferrari.

Pudiese ser aburrido un filme sobre la “creación” de un carro, pero no saturan al espectador de información de automotor, solamente lo suficiente para que uno comprenda lo difícil que es la meta que se les ha trazado, incluso no hay esa gran escena tradicional donde se explique minuciosamente todo el rollo, simplemente por pedazos con distintos personajes.

De hecho sí medio adelantan detalles con mano pesada, pero no hay que arruinar la película con eso.

Obvio no es sencillo crear un claro villano en esta verídica historia, pero sí encuentran un antagonista en la figura de Leo Beebe (Josh Lucas), el entonces vicepresidente de Ford, quien está en clara competencia con Lee Iacocca (Jon Bernthal) por el favor del dueño Henry Ford II (Tracy Letts), quien lleva un coraje personal con Enzo Ferrari (Remo Girone).

Aunque más que la competencia, el centro de la acción es totalmente la amistad entre Shelby (piloto que deja el deporte competitivo en 1962 para dedicarse al diseño y venta de carros deportivos) y Miles (un piloto de 45 años que reconoce inició muy tarde en el deporte, pero que posee gran talento), quienes desde tiempo atrás son el ying y yang en la creación de vehículos en la fabrica en Texas.

Ambos actores ofrecen buenas actuaciones, no excelentes, esto debido al detalle que sus acentos de repente aparecen y desaparecen, aunque Bale ya acepta el hecho que su fuerte son papeles donde no es exactamente una persona a quien le echas porras, sino una especia de antihéroe que demuestra sus cualidades, y de esa manera se gana poco a poco al público.

A esto se agrega el apoyo que recibe Miles por parte de su esposa Mollie (Caitriona Balfe), y la única persona que medio puede controlar a “Bulldog”; y su hijo Peter (Noah Jupe), su principal seguidor; ya que su vida no es exactamente llena de triunfo fuera de la pista (aunque en ella demuestra un gran colmillo), incluso el heredero es pieza clave en el tercer acto ya que vivimos muchas de las emociones a través de sus ojos.

Las acciones de las carreras, así como las pruebas de velocidad de los carros, son algo exhilarantes, aunque de repente uno se distrae cuando claramente emplean el apoyo de efectos digitales en vez de prácticos, especialmente en puntos donde no necesariamente se ve que fuesen necesarios.

Se ve que Mangold agarró mucha experiencia para las cuestiones de acción durante sus filmes del mutante canadiense y, aunque aquí se destaca más el drama en la interacción de los actores, no va de más mencionar que a los amantes del automovilismo puede llamarles la atención mucho debido a que salen unas clásicos carros, e importantes para la historia del automotor, y que son recreados con fidelidad.

Ford v Ferrari

  • Título en español: Contra lo imposible
  • Reparto: Matt Damon, Christian Bale, Jon Bernthal, Josh Lucas, Tracy Letts, Caitriona Balfe, Ray McKinnon, Noah Jupe, Remo Girone.
  • Director: James Mangold
  • Guión: Jez Butterworth, John-Henry Butterworth, Jason Keller
  • Duración: 2:32 hrs.
  • Género: Acción, Drama
  • Calificación: **** (de cinco)