Benny Ibarra, ante el reto de “Novecento”

“Me entusiasmó mucho estar en un proyecto que me sacara de mi zona de confort”, dijo Benny Ibarra. Fotografía: Alberto Clavijo

Por Hugo Fernández Sánchez

Tijuana.- Más conocido como integrante de Timbiriche y por su carrera como cantante solista, cuando Benny Ibarra ha trabajado en teatro, se ha tratado de obras musicales.

“Hace cuatro años que retomé mi carrera como actor, al lado de Mauricio García Lozano como director, que me invitó a participar en la puesta en escena El Hombre de la Mancha”, recordó Benny vía telefónica.

Tiempo después, García Lozano le presentó una nueva propuesta, casi un total contraste con la monumental producción musical en la que Benny dio vida a Don Quijote.

“A la mitad de la gira de Timbiriche por ahí de febrero del 2018, me presentó Mauricio con el texto de Novecento, un texto de Alessandro Baricco, un autor de por sí ya muy importante, muy emblemático de la literatura moderna italiana”, comentó.

“Fue una gran sorpresa porque digamos que lo que estoy acostumbrado a hacer en teatro son musicales; entonces, sin duda me entusiasmó mucho el estar en un proyecto que me sacara de mi zona de confort, que realmente me estirara todos los músculos interpretativos, creativos y artísticos”.

Un monólogo con escenografía minimalista que se presentará el viernes 24 de enero en la Sala de espectáculos del Cecut (Centro Cultural Tijuana), Novecento es el nombre de un pianista excepcional, nacido con el Siglo XX a bordo del mismo barco trasatlántico en el que ha vivido y tocado toda su vida, el Virginian.

“A la hora de tocar no solamente es un virtuoso, sino también genera una especie de sinergia, de alquimia musical sonora que hace que la gente que se quede de a cuatro con su capacidad y con la belleza de las cosas que él toca”, explica Benny, quien no solo da vida al pianista, sino también a Max Tooney, el joven trompetista que ha forjado una amistad con Novecento y que es quien narra la historia de este talentoso y misterioso hombre.

A Tooney le intriga no sólo el virtuosismo del pianista, sino algo que descubre tiempo después de que llegó al Virginian para formar parte de la banda musical del navío: Novecento jamás ha bajado de ese barco.

La historia de ficción fue llevada a la pantalla grande hace un par de décadas con la película “1900: La leyenda del pianista en el océano”, protagonizada  por Tim Roth y dirigida por Giuseppe Tornatore.

Sin embargo, la puesta en escena de Mauricio García Lozano toma un rumbo muy distinto, en donde los espectadores deben dejarse llevar por la interpretación de Benny Ibarra para conocer la historia.

“Esa parte de cómo hablar, de cómo describir, de cómo integrar al texto la parte de la imaginación, las diferentes capas emocionales que tiene”, representa un gran desafío, apuntó el actor. “Y después, el reto (de) agregarle todo el lenguaje físico, y de que me ayudase mi (uso del cuerpo) a contar, narrar mejor la historia, por como yo tengo posicionado el cuerpo quién es Novecento, quién es Max Tooney”.

Enfrentar al público por hora y media sin más que un banquillo de pianista en el escenario no es un papel fácil.

“Aquí tengo que ser muy transparente como actor, y plantearle a la gente la historia de una manera que la entiendan a la primera”, confesó el actor.

Por lo mismo, “no puedo distraerme, tengo que estar siempre en el presente. No hay a quién pasar el balón, estás jugando todo el partido tú solo”, señaló Benny.

“A lo mejor tengo ya la capacidad de que si el de la tercera fila está comiendo palomitas y eso me irrita, porque, ‘¡Oye!’, ¿no? O si se le cayó el celular al de la última fila. Obviamente es teatro y está vivo, y ahí estás interactuando con el momento y las cosas que están sucediendo, pero no deja de ser un estado casi casi meditativo”.

Ha tenido “Novecento” comentarios favorables y buena taquilla desde que se estrenó el año pasado en el Teatro Milán de la Ciudad de México.

En la gira que llegará este mes a Tijuana, viajan con un elemento que particularmente ayuda a que el público imagine mejor lo que se le está contando desde el escenario: un sistema de audio de ocho canales con bocinas colocadas a lo largo del teatro y que envuelven al auditorio con sonidos que los transportan hasta el Virginian, “para que la gente en todos esos lugares pueda vivir esa experiencia en todo su esplendor”, informó.

Esto, considera, resalta en particular en el duelo que sostiene Novecento con Jelly Roll Morton, el legendario pianista y compositor considerado por muchos como el padrino del jazz (y quien en la segunda década del Siglo XX fue parte de la escena musical tijuanense, con presentaciones en el Kansas City Club y otros lugares de la ahora avenida Revolución).

“Jugamos mucho con el mundo de la radionovela: si Jelly Roll Morton prende un cigarro, se escucha”, explicó.

Novecento es una obra que quisiera presetar por muchos años y cada vez que tenga oportunidad. «Es más sencillo de armar que un musical, ¿no?, pues yo y un banquito y bocinas”.

Novecento

  • Elenco: Benny Ibarra
  • Dirección: Mauricio García Loznao
  • Dramaturgia: Alessandro Baricco
  • En: Sala de espectáculos del Cecut
  • Fecha: Viernes 24 de enero, 19:00 y 21:30 horas
  • Costo de entrada: 300 y 500 pesos