Arrancan obras de segunda garita en Otay

0
183
Participantes en la ceremonia del proyecto Otay Mesa East/SR11. Fotografía: Hugo Fernández Sánchez

Por Hugo Fernández Sánchez

San Diego, California.- La Asociación de Gobierno de San Diego (Sandag, por sus siglas en inglés) estima que la insuficiente capacidad de los cruces fronterizos entre dicha ciudad y Tijuana provoca la pérdida de miles de millones  de dólares en productividad económica cada año.

Por ello la importancia ante el anuncio del inicio de obras de carretera en la parte estadounidense de lo que será la futura garita Otay Mesa East, a la que también en Tijuana se le identifica como Garita Otay 2.

Autoridades de ambos lados de la frontera participaron en la ceremonia que se dio en Otay Mesa, California, con la que oficialmente se arrancó este proyecto que tendrá la característica de que será de cuota.

Mario Orso, director de proyectos intermodales de Caltrans Distrito 11, indicó que el gobierno estadounidense ha invertido alrededor de 482 millones de dólares en el proyecto, que se divide en tres etapas.

“La construcción de la ruta estatal 11 y los conectores de freeways con la 905 y la 125, que darían a la nueva garita; la nueva garita en sí; y también el desarrollo de todo un sistema integral de tecnología inteligente en las garitas existentes, en las carreteras y esta garita para que se comuniquen las garitas integralmente”, señaló.

“Es un proyecto integral que va a tocar todos los cruces fronterizos que tenemos entre Baja California y California. Ya estábamos trabajando y construyendo eso”, añadió Orso.

Mario Orso, de Caltrans. Fotografía: Hugo Fernández Sánchez

Identificado como “Otay Mesa East/SR11”, este proyecto permitirá cruces rápidos y conducirá a una carretera de peaje, que se entroncará con otras carreteras.

“Aún no hemos determinado el tamaño, entonces estamos en eso. Se adquirieron 100 acres y nos va a permitir crecer de una manera substancial”, dijo en referencia al número de puertas. “Esperamos abrir la garita, nuestra meta sería para el 2023”.

El proyecto en la parte estadounidense es una iniciativa conjunta entre la Sandag y Caltrans, que es la dependencia encargada de las carreteras y movilidad en California.

Carlos González Gutiérrez, nuevo cónsul general de México en San Diego, aplaudió el inicio de obras en la parte Norte y aseguró que en breve iniciarán los trabajos del lado Sur de la frontera. “Nosotros estamos plenamente comprometidos, este no es únicamente un proyecto estadounidense, este es un proyecto entre los dos países”, apuntó. “Equipos tanto de México como de Estados Unidos han estado trabajando por los últimos once años en hacer esto realidad y nos da mucho gusto que del lado estadounidense estén ya a punto de comenzar los trabajos”.

Aseguró que ya se cuenta con los recursos para iniciar el proyecto.

“Del lado de México nosotros, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes en particular, están terminando el proceso de liberación de los permisos de derecho de vía que se requieren y espera que hacia finales de año culmine la adquisición de los terrenos que son necesarios para que nosotros empecemos nuestra parte”, explicó González-Gutiérrez.

Carlos González Gutiérrez, Cónsul General de México en San Diego. Fotografía: Hugo Fernández Sánchez

El hecho de que haya una cuota para ingresar a territorio estadounidense no significa que vaya a ser lo mismo el camino a territorio mexicano.

“No quisiera adelantarme”, dijo el Cónsul, “tengo entendido que va a ser una frontera inteligente, que van a ser cruces que puedan proveer de información en tiempo real a los usuarios y eso implica sistemas de confianza en viajeros frecuentes que faciliten su cruce”.

En la ceremonia también estuvieron David Kim, secretario de Transporte de California; Serge Dedina, presidente del Comité de Fronteras de Sandag y alcalde de Imperial Beach; Mary Casillas Salas, alcaldesa de Chula Vista; Vincent Mammano, administrador de la División de California; Christine Kehoe, comisionada de Transporte de California; Fran Inman, presidenta de la Comisión de Transporte de California; Sue Saarnio, cónsul general de Estados Unidos en Tijuana; así como Alejadra Mier y Terán, directora ejecutiva de la Cámara de Comercio de Otay Mesa.

Alfonso Padrés Pesqueira, titular de la Secretaría de Infraestructura y Desarrollo Urbano del Estado, acudió a la ceremonia en representación del gobernador Francisco Vega de Lamadrid.

“Es una inversión en la ciudad de Tijuana, que viene a fortalecer todas las áreas colindantes con que impactan este proyecto, llámese vialidades de acceso, o llámese predios colindantes con lo que queda establecido con el puerto de cruce de Otay 2”, señaló.

Alfonso Padrés, Secretario de Infraestructura y Desarrollo Urbano del Estado. Fotografía: Hugo Fernández Sánchez

“Dentro del punto de vista de movilidad, a través de vehículos, creo que va a ser muy importante porque vamos a tener otras puertas para cruzar con un tiempo estimado que no sea superior a los 20 minutos, que es parte del requisito que un proyecto de esta envergadura tiene. ¿Por qué? Porque va a ser un proyecto de paga por cruzar, y cuando tú pagas algo esperas una calidad, un servicio y un tiempo -en este caso- para cruzar”, indicó.

“Eso va a facilitarle a muchas personas que tienen urgencia de cruzar, por las razones que sea, a que lo puedan hacer con 20 minutos como máximo”, añadió el funcionario estatal, quien consideró que varios residentes optarán por pagar para un cruce más ágil “con gusto”.

Objetivos de Otay Mesa East

  • Tiempo de espera promedio de 20 minutos
  • Recuperar 7.2 millones de oportunidades económicas perdidas, por largas esperas para cruzar
  • Monitorear la calidad y mitigar la contaminación del aire